| POLÍTICA

OMC: el vaso vacío

La Conferencia Ministerial de la OMC terminó con una declaración no vinculante de la presidente Susana Malcorra reconociendo la falta de resultados.
  • achicar
  • agrandar
  • Imprimir
  • enviar

Infobae por Felipe Frydman | 

Foto: La Nación

OMC: el vaso vacío
16.12.2017 18:53 |  La Conferencia Ministerial de la OMC terminó con una declaración no vinculante de la presidente Susana Malcorra reconociendo la falta de resultados después de tres días de extenuantes reproches que solamente confirmaron las dificultades que se venían arrastrando de las negociaciones efectuadas por las delegaciones permanentes en Ginebra. También se aprobaron tres decisiones para comprometerse a continuar trabajando sobre las economías pequeñas, el comercio electrónico y la fotocopia de la decisión aprobada en Nairobi sobre la situación de reclamos en propiedad intelectual.
 
El director general, Roberto Azevêdo, y la presidente Susana Malcorra trataron en diferentes intervenciones de transmitir una nota de optimismo esperando obtener algo en agricultura, pesca y seguridad alimenticia. Susana Malcorra manifestó en el curso de una conferencia su sorpresa por la falta de diálogo político en la OMC en comparación con las Naciones Unidas, donde era más sencillo a nivel de la Asamblea General alcanzar consensos; citó el ejemplo de la Agenda de Desarrollo Sostenible 2030. En esa línea consideró necesario incorporar este mecanismo en la OMC, donde se pudiera intercambiar opiniones y tener una mejor comprensión de las restricciones que impiden el progreso en las negociaciones comerciales.
 
La responsabilidad del fracaso de la CM11 tiene nombre y apellido. El representante de la Oficina del Representante de Comercio de los Estados Unidos (USTR, por sus siglas en inglés), Robert Lighthizer, fue claro y preciso en su diagnóstico y su opinión sobre la OMC no solamente en su discurso durante la apertura, sino en todas sus intervenciones públicas desde que asumiera el cargo de responsable de las negociaciones comerciales y en especial en la presentación ante el Congreso de los Estados Unidos, el 9 de junio. La Delegación de los Estados Unidos se mantuvo al margen de las negociaciones en Ginebra y sus escasos aportes ratificaban el desdén por el marco multilateral, donde no pueden imponer ni obtener concesiones a la altura de los reclamos del presidente Donald Trump al proceso de globalización. Lighthizer dio una señal clara sobre sus intenciones al retirarse de la conferencia un día antes de que terminara.
 
 
Los Estados Unidos consideran agotado el tratamiento diferencial para los países en desarrollo, el mecanismo de solución de controversias y los incumplimientos de los compromisos asumidos por todos los miembros. Estos reclamos van dirigidos en especial a China e India, que, a pesar de su envergadura, todavía no han solucionado los problemas de pobreza pero cuyas políticas tienen un impacto decisivo en la localización de los factores de producción. Los Estados Unidos tienen un ingreso per cápita (PPP) de 60.000; India, 6.490 y China, 15.500 dólares. La declaración de Malcorra reconoce este conflicto cuando dice: "La diferencia de opinión sobre DDA se mantiene y ha impedido avanzar en cuestiones que los países en desarrollo consideran esencial para alcanzar el crecimiento sostenible e inclusivo". Un destacado asesor de Malcorra afirmó en una de las conferencias paralelas que el tratamiento especial y diferencial es un concepto vetusto proveniente de los años ochenta, coincidiendo con los Estados Unidos. Esta posición hizo a un lado con el pedido formulado por el presidente Mauricio Macri en su reunión con R. Lighthizer para la reincorporación al SGP que constituye una herramienta de tratamiento diferencial.
 
El funcionamiento de la OMC fue también cuestionado. Un importante número de académicos vinculados con estos temas se hizo eco de los reclamos de los Estados Unidos ofreciéndose financiamiento de por medio para realizar los estudios y proponer nuevas formas. Los hechos han dejado en evidencia la nula voluntad de los países desarrollados de cumplir con sus promesas para la eliminación progresiva de los subsidios agrícolas y la modificación de las estructuras arancelarias para facilitar las importaciones de productos con mayor valor agregado desde los países en desarrollo. India sostuvo que la negativa de los Estados Unidos de cumplir con la Decisión de Nairobi sobre stocks públicos para seguridad alimenticia era una excusa para continuar con los subsidios agrícolas y cumplir con la demanda de las 15 organizaciones agrícolas más importantes de ese país.
 
 
El comercio multilateral enfrenta una coyuntura muy difícil. No es la falta de diálogo o el nivel de empatía entre los ministros. El miembro más importante que impulsara el GATT, NAFTA, FTA, WTO y hasta un año atrás el TPP y el TTIP quiere cambiar las reglas del juego para su propio beneficio. Estados Unidos ha manifestado su preferencia por acuerdos sectoriales con países afines. Mientras tanto, las materias pendientes de la Ronda Uruguay y la Agenda del Desarrollo de Doha quedarán como materia de estudio. El comercio internacional se encuentra en una encrucijada y será necesario arbitrar desde lo regional una respuesta adecuada a esta situación.
  • achicar
  • agrandar
  • Imprimir
  • enviar


contacto@opinafe.com.ar
Santa Fe

Copyright 2011 | Todos los derechos reservados.